Riquelme y una jugada que puede dejar al macrismo sin su bastión en Boca

Como hacía en la cancha, a pura gambeta, durante semanas amagó ir para un lado y para el otro. Pero, al momento de la definición, pocas horas antes del cierre de listas, Juan Román Riquelme dio un pase que lo puso en el centro de la escena al colocarse como candidato a vicepresidente para la oposición al macrismo de cara a las elecciones en Boca.

El anuncio del astro futbolístico fue un mazazo para el oficialismo en la entidad de La Ribera. A tal magnitud esa sensación que, por caso, dirigentes del PRO que integran la política del club ya dan la elección por pérdida al mostrarse el ex volante en la agrupación que evidencia a Jorge Amor Ameal como presidente y Mario Pergolini como vice primero.

La movida generó resquemores en la institución y especialmente en el Gobierno. ¿Por qué? Mauricio Macri, tras la derrota en las elecciones presidenciales del país a manos de Alberto Fernández, más lo que ocurrió con la caída bonaerense de María Eugenia Vidal frente a Axel Kiciloff, creía que su bastión permanente iba a ser el Xeneize, con Cristian Gribaudo como candidato, a sabiendas del resguardo de Capital Federal con Horario Rodríguez Larreta.

Sin embargo, el panorama se vislumbra muy complicado, especialmente por la relevancia que tiene Riquelme en el seno boquense.

Tan importante era la elección para el macrismo que hasta se analizó que el propio Macri encabece la lista, una posibilidad que se diluyó después de la elección de octubre y el 40 por ciento que posicionó al presidente como jefe de la futura oposición. Aún así, tras la decisión del ex futbolista, no se descartaba que se reflote la posibilidad de que aparezca en algún lugar de la lista oficialista.

Peronismo

Mientras en el macrismo están en crisis, en el peronismo están exultantes por la jugada de Román. El propio Alberto Fernández no se involucró en la negociación de manera directa pero estuvo al tanto y la dejó fluir. El encargado de acercar posiciones entre Ameal y Riquelme habría sido Juan Cabandié, convertido en operador del presidente electo.

El diputado es amigo del astro, y trabajó fuerte para sellar el acuerdo, aunque en los últimos días se corrió por pedido de Ameal, que quería que la política nacional quedara lo más lejos posible. La negociación final la cerró con Cristian, el hermano de Riquelme.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *