Subió la canasta básica y cada vez se necesita más plata para no ser pobre

Los primeros indicadores del año no son alentadores en el plano económico, pues, la inflación sin freno propició que el precio de la canasta básica alimentaria aumentara 3,7 por ciento durante enero con respecto a diciembre de 2018.

Frente a ese panorama, para el INDEC una pareja con dos hijos requirió de 10.577,16 pesos para comprar la cantidad mínima de comida y no caer por debajo de la línea de la indigencia.

Por su parte, la canasta básica total, que a los alimentos suma, además, una cantidad mínima de indumentaria y servicios, también subió con el mismo registro, por lo que esa misma familia necesitó de 26.442,92 pesos para no caer por debajo de la línea de la pobreza.

Las cifras, a nivel interanual, evidencian la preocupación: el alza ronda más del 55 por ciento, en consonancia con la inflación general durante el año pasado, producto de la devaluación frente al dólar.

A la espera

Con los valores de la canasta básica total, el INDEC elaborará a fines de marzo la medición del Índice de la pobreza del primer tramo de 2019, en tanto que con los valores de la canasta básica alimentaria se confecciona el Índice de indigencia, que comprende a aquellas personas cuyos ingresos ni siquiera alcanzan para comprar la cantidad indispensable de comida para la subsistencia.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *